COMO UNA VIRGI-ANAL, SEGUNDA PARTE

Las burbujas comienzan a emanar de un elegante jacuzzi, las ventanas que al principio mostraban una hermosa y cálida vista ahora se ven empañadas por el vapor del agua caliente. Llevo puesto un body color rosa con un gran escote en la parte delantera que resalta mis 34D, además enmarca mi cintura a la perfección; un jean de talle alto, tacones puntilla de 16 cm color negro, los cuales no quiero que me quite para sentirme como toda una estrella porno; y por último mi cabello suelto  en ondas, el mismo que mi hombre le encanta jalar.

Una música suave comienza a sonar en su celular, él muy coqueto me tira una mirada pícara y sensual, mientras tanto yo soy todo nervios, de solo pensar a lo que vamos a llegar ya siento dolor y vergüenza, pero él sabe cómo calmarme me toma de mi brazo y me aprieta fuerte contra su cuerpo. Los dos ahora parecemos uno y comienzamos a bailar, nos dejamos llevar al son de una sexy bachata, su música favorita.

El aroma que nace de este hombre… ufff ese olor que me hace suspirar; es fuerte, maderoso y varonil. Él me apreta contra su pecho, y uno a uno los latidos de su rudo corazón se metían en mis oídos como queriendo advertir que esta noche nunca la olvidaría. Y así fue.

Muy despacio y mientras bailábamos nos íbamos desnudando. Me estira su mano y suavemente lo sigo; lo seguiría hasta el fin del mundo con esas nalgas que lo adornan. Nos incorporamos lentamente al agua caliente, tomamos una copa de vino Syrah. Arreglamos y desarreglamos el mundo como es de costumbre, charlamos por más de una hora y entre risas y reflexiones me dice en tono sarcástico ¨tú podrías gobernar este país¨.

El vino, esa bebida que pone caliente la cabeza y frío el corazón, comenzó a hacer su trabajo. No me importaban los nervios o que tan doloroso llegara a ser esta nueva etapa, yo la disfrutaría al máximo. Los besos se tornan fuertes y asesinos, me toma con sus dos manos firmes del cuello y me levanta de improvisto. Sin dejarme de besar salimos del jacuzzi y nos tumbamos a la cama. Su erección es evidente y la siento caliente entre mis piernas, me empieza a besar en el cuello y despacio baja hasta mis senos; me da leve mordiscos en mis pezones y siento como su mano derecha baja tocando mi abdomen hasta encontrar mi clítoris y es allí donde comienza la verdadera acción. 

En círculos redondos comienza a darle leves masajes a mi clítoris, delicioso y sofocante, yo intento obtener algo de conciencia y me sumo a su placer. Me llevo mi mano a la boca le aplico un poco de saliva y me dirijo a su glande, suave y rosado; no sé cómo pero esta linda puntica me hace perder la razón. Mutuamente nos damos placer y siento que este es el punto clave para que tanto yo como él estallemos juntos en un orgasmo. Mientras lo masturbo siento su suave textura, mi hombre está muy excitado lo noto por su manera abundante de lubricar.

Para mi no es suficiente con solo una masturbación manual. Yo lo quiero todo en mi boca. Es tan grande el placer que él me brinda que siento que mi deber como buena Amante Apasionada es devolverlo y de una forma mayor. Lo apartó y me monto galopante sobre su torso, giro mis piernas y quedo con mi vagina sobre su cara y su pene erecto directo a mi boca, grande y con un sabor inigualable. Lo meto hasta fondo y con mi lengua le doy divertidos lengüetazos a su glande, siento como gime y se estremece; voy un poco más allá cuando con mi mano izquierda comienzo a masturbarlo y con mis labios carnosos succiono sus testículos. Pero él no se queda atrás con sus dotes bucales y pone la punta de su lengua completamente mojada justo en el punto donde sabe que puedo explotar. 

Me fundo sobre un profundo gozo. No existe mejor camino para llegar al orgasmo que sentir y brindar placer al mismo tiempo. Completamente mojada, relajada y extasiada quedo tendida en posición fetal, siento como él se acerca y comienza a acariciar mis senos y me susurra sucio al oído:

—Me vas a dar ese culito, ya estoy listo para romperlo—claro que se lo iba a dar, pero romperlo… ummm.

—Siempre estoy lista, nací lista—contesto sarcásticamente valiente.

—¿Quieres que te aplique la Crema Relajante Anal? o tal vez probamos con uno de los Tapones Anales  y empezamos con el pequeño ¿qué dices?—yo digo que lo amo.

Este hombre se había tomado el tiempo de comprar algunos juguetes para que juntos experimentáramos las mieles del sexo anal, yo sabía que este tipo de sexo era un tabú y en especial para las mujeres. Veía muchos videos porno intentando adivinar cómo diablos esas chicas podían durar horas y horas en ésta práctica, por supuesto son estrellas porno de alto calibre y experiencia, pero ellas en algún momento habían sido primíparas y habían estado en mi posición. 

Después de una ardua investigación supe que seguían al pie de la letra cada uno de los pasos que mencioné párrafos anteriores, además se aplicaban cantidades de Desensibilizante Anal para poder manejar el dolor, igualmente le sumaban un fuerte Lubricante Anal, el cual es un líquido liso y sedoso que ofrece un efecto anestésico ligero para ayudar a mantener tu comodidad durante la exploración anal; y por último se habían metido cuanto juguete se les había atravesado, comenzando por los más pequeños como los Tapones Anales, de diferentes medidas y gustos, igual a los dedos de las manos, pero más sofisticados y elegantes.

Luego de aplicarme una gran cantidad de Desensibilizante Anal y esperar unos minutos para que su efecto se hiciera presente en mi culo me encontraba más que lista. Unas cuantas palabras sucias, sus dedos en mi clítoris, entra el primer juguete a mi trasero. Puedo jurar que ni siquiera lo sentí cuando entró, estaba tan estimulada que no logré sentir su entrada triunfal. —¿Quieres probar el segundo?, o ¿prefieres pasar al más grande y ver cómo nos va?—creo que el tercero sería la mejor opción para este caso, al fin y al cabo ya estaba relajada y él complaciente, tranquilo y muy paciente. Chic@s creo que este es el secreto del sexo anal y sus placeres, de aquí nacen los grandes orgasmos femeninos pero ¿saben por qué? porque la paciencia y el placer deben ir de la mano. 

Suavemente comienza a meterme el tercer Tapón Anal y lo siento delicioso, el no deja de masturbarme el clítoris y yo me siento cada vez más cómoda y apasionada.

—¡Sácalo! estoy lista para tu pene— la valentía habla por mí, él sonriente y acata mi orden.

Se desliza un condón por su miembro erecto, esto con el fin de que la crema  Desensibilizante Anal no toque su piel, puesto que si lo hiciese sin condón su pene quedaría expuesto a la crema y dormiría su bello falo. Se aplica un poco de Lubricante de Silicona para que todo quede completamente aceitado, además entre despacio y en movimiento. 

—Toma mi pene y a tu ritmo ve metiéndolo—así lo hago, creo que ésta es la mejor opción, porque solo yo sé hasta dónde puedo aguantar.

Comienza a entrar su glande, él muy atento a las señales de mi cuerpo, de mis vibraciones y gemidos. Recuerdo haber leído en una de las guías eróticas que no es necesario meter todo hasta el fondo para sentir esta maravillosa sensación, por lo que dejo que solo entre su punta y abra mi estrecho y virgen ano. Siento como mi chico gime y se retuerce de emoción. Yo lo percibo delicioso y más cuando las palabras sucias comienzan a salir de su boca.

—Que rico ese culito estrecho solo para mi, se siente caliente y delicioso—experimento como lo va abriendo cada vez más y mi lubricación natural hace que se expanda más y más.

El movimiento de nuestros cuerpos inicia naturalmente gracias a la comodidad que los dos apreciamos y momento a momento se hace mas rápido, profundo y frenético. Distingo como en mi abdomen se va formando una especie de calambre pero con una sensación deliciosa. Es un dolor particular que asciende desde mi vágina, llega a mi abdomen, pasa por mi corazón lo acelera y lo enamora, sube un poco más y sigue su recorrido hasta llegar a mi cabeza, es justo aquí cuando estallo en un grito profundo, aprieto todo mi cuerpo y mi esfinter se estrecha aún más; mi hombre comienza a vibrar más que mi cuerpo y juntos experimentamos el mejor orgasmo de nuestras vidas.





                                                                                       

¿Quieres más? continúa leyendo...

  • COMO UNA VIRGI - ANAL
    COMO UNA VIRGI - ANAL

    El sexo anal es como aprender a manejar: lo deseas mucho, pero te da nervios. Probablemente te han dicho que es pelig...

  • MI VECINO EL
    MI VECINO EL "PAJIZO"

    Siempre me han gustado los trabajos en los cuales me permitan viajar, aprender y sobre todo conectarme desde cualquie...


¿Quieres aún más? Recibe las historias más candentes justo en tu correo 🔥😍



Deja una respuesta

RECIENTES

UN ORGASMO AL DÍA ¡QUÉ LINDO SERÍA!

UN ORGASMO AL DÍA ¡QUÉ LINDO SERÍA!

por Paula Grajales en marzo 19, 2020

¡Eres responsable de tus orgasmos! Por eso hoy te...

Guía Definitiva para Saber cómo Elegir mi Primer Vibrador

Guía Definitiva para Saber cómo Elegir mi Primer Vibrador

por Paula Grajales en febrero 27, 2020

Si estás pensando en comprar tu primer amorcito, tienes...

6 JUEGOS EN PAREJA PARA MANTENER LA PASIÓN

6 JUEGOS EN PAREJA PARA MANTENER LA PASIÓN

por Paula Grajales en febrero 03, 2020

No dejes que la monotonía arruine tu vida sexual...

TECH LADY, MUJERES TRABAJANDO EN TECNOLOGÍA

TECH LADY, MUJERES TRABAJANDO EN TECNOLOGÍA

por Paula Grajales en enero 15, 2020

¿Has oído hablar en los últimos años sobre TechLady?...

DESCUBRE EL MARAVILLOSO MUNDO DE LOS JUGUETITOS 🔥🤓

Volver arriba