ORGASMO VIRTUAL, CAPÍTULO 4

No iba a cambiarme de ropa, todos se darían cuenta y haría el ridículo. Intenté mantener la cordura mientras veía el pasar del tiempo en un parque de mi facultad. Llegué a la oficina quince minutos antes de las seis, había sido la primera en llegar. Saludé a la secretaria y me senté a esperar, poco después llegaron mis otros tres compañeros, sus caras no mostraban mayor preocupación, para ellos era un día como cualquier otro.

—¿Será que podremos ver las preguntas del parcial? —bromeaban entre ellos, de vez en cuando se fijaban en mi expresión, la cual era una mezcla de terror camuflado y un deseo incomprensible. El profesor se asomó por la puerta y llamó a la chica, luego de quince minutos ella salió y él llamó a otro compañero.

A mí me dejó de última, el otro chico salió como si nada, el profesor me miró a los ojos y me invitó a pasar. Cerró la puerta en cuanto entré, él se acomodó en su escritorio.

—No se quede ahí parada, Paula, siéntese.

Le hice caso, el monitor del computador no me permitía ver si tenía otra erección. Abrió un cajón, sacó un sobre abultado y me lo entregó.

—Por lo del vestido —dijo. Yo lo revisé, eran fajos de billetes de gran denominación.

—Doctor, el vestido no era tan caro...

—No importa, no importa. Considérelo un regalo.

Empezó a revolver papeles.

—Necesito que llene estos formularios, lea bien las preguntas.

Empecé escribiendo mi nombre, mi edad, mi número de identificación, mi código. Sentía cómo me miraba, cómo se contenía las ganas. Él debía esperar lo mismo de mí. Cuando llené la última hoja, alcé la mirada y vi que tenía la camisa desabrochada hasta la parte baja del pecho, revelando con sutileza sus músculos.

—Me mantendré en contacto con usted —dijo al recibirme el formulario y acto seguido señaló la puerta.

Yo ya estaba muy excitada, sentía los pezones duros, un cosquilleo por toda mi piel me imploraba una caricia de aquellas manos grandes. Caminé hasta la puerta, le quité el seguro y, cuando la estaba abriendo, él la cerró de golpe. Me di la vuelta y me besó. Empezó a quitarse la camisa sin dejar de besarme, yo me apresuré a hacer lo mismo, no quería que rasgara mis ropas otra vez, aunque con el dinero que me había dado podía renovar todo mi armario. Él se bajó los pantalones, tenía un bóxer slip blanco muy ajustado, sus piernas trabajadas me hicieron empezar a gemir sin siquiera haberlo tocado. Su miembro parecía querer salirse de allí, él me tomó de las nalgas, me alzó unos centímetros y empezó a frotar su cuerpo contra el mío, sentía sus atributos con mucho placer mientras me besaba el cuello. Su mano bajó hasta mi ropa interior, acto seguido metió los dedos en mi vagina y empezó a masturbarme. Yo le bajé el bóxer y su pene se alzó como un látigo.

Señaló el sofá del fondo con una sonrisa pícara, sacó un condón del montón de ropa, rasgó la envoltura con sus labios y me lo pasó.

—Pónmelo tú —dijo, yo no sabía poner un condón, una vez le puse uno a un plátano en la clase de educación sexual en el colegio, pero esto era diferente. Muy diferente.

Intenté recordar cómo se hacía, el condón parecía quedar pequeño ante la grandeza de su miembro, cuando iba a la mitad él me pidió que lo hiciera con la boca. No pude llegar hasta el fondo, pero él pareció volverse loco, su mirada excitada casi me hace venir. Me di la vuelta, alcé mis glúteos y, mientras él le echaba lubricante, yo me llevé un dedo a la boca porque sabía que al principio dolería. Empezó despacio, introduciendo la cabeza; aquel contacto me producía contracciones por todas partes, lo quería adentro. Y luego lo metió. Sí, sí dolió, pero el placer lo superaba con creces mediante iba entrando poco a poco hasta el fondo.

—Más despacio —dije yo en voz baja—, lo tienes muy grande.

—¿Y eso no es lo que querías? —se inclinó hacia mi espalda y empezó a morderme la oreja con suavidad mientras quedábamos completamente unidos. Luego comenzó a sacarlo un poco, a volverlo a meter, aumentando la velocidad con el tiempo. Me agarró del cabello mientras él gruñía, con la otra mano me daba palmadas. Me agarró los senos después de un rato, él subió una pierna al sofá y yo me agarré de su gemelo. Todas las posiciones fueron placenteras, de pie, de perrito, incluso algunas que en mi vida había conocido, y él parecía que no iba a venirse nunca.

No me importaba el cansancio, no me importaba que mis rodillas ya temblaban y parecía una muñeca de trapo, quería ser suya. Estábamos haciendo el misionero cuando pude notar que pronto eyacularía, me di cuenta por la intensidad de sus gemidos, por la expresión de su cara, por cómo sus manos me agarraban los brazos con tanta fuerza. Lo sacó, se quitó el condón de un solo movimiento y, tras la paja más veloz que he visto en mi vida, soltó un grito de placer que vino acompañado de una explosión de semen. Seguramente a él no le importaba el ruido, por la hora ya no debía quedar nadie más en las oficinas. Cuando terminó, aún con la respiración acelerada, me besó con suavidad y nos quedamos así un rato.

—Contratada —me dijo al oído.


¿Quieres más? continúa leyendo...

  • ORGASMO VIRTUAL, CAPÍTULO 5
    ORGASMO VIRTUAL, CAPÍTULO 5

    —¿Por qué tienes esa cara de tonta? —me preguntó Karen alzando una ceja cuando me la encontré en el pasillo—. ¿Y por ...

  • ORGASMO VIRTUAL, CAPÍTULO 3
    ORGASMO VIRTUAL, CAPÍTULO 3

    No se preocupó por no hacer ruido al cerrar la puerta, le puso el pestillo con fuerza y luego se volvió hacia mí. Con...


¿Quieres aún más? Recibe las historias más candentes justo en tu correo 🔥😍



Deja una respuesta

RECIENTES

UN ORGASMO AL DÍA ¡QUÉ LINDO SERÍA!

UN ORGASMO AL DÍA ¡QUÉ LINDO SERÍA!

por Paula Grajales en marzo 19, 2020

¡Eres responsable de tus orgasmos! Por eso hoy te...

Guía Definitiva para Saber cómo Elegir mi Primer Vibrador

Guía Definitiva para Saber cómo Elegir mi Primer Vibrador

por Paula Grajales en febrero 27, 2020

Si estás pensando en comprar tu primer amorcito, tienes...

6 JUEGOS EN PAREJA PARA MANTENER LA PASIÓN

6 JUEGOS EN PAREJA PARA MANTENER LA PASIÓN

por Paula Grajales en febrero 03, 2020

No dejes que la monotonía arruine tu vida sexual...

TECH LADY, MUJERES TRABAJANDO EN TECNOLOGÍA

TECH LADY, MUJERES TRABAJANDO EN TECNOLOGÍA

por Paula Grajales en enero 15, 2020

¿Has oído hablar en los últimos años sobre TechLady?...

DESCUBRE EL MARAVILLOSO MUNDO DE LOS JUGUETITOS 🔥🤓

Volver arriba