• Envío gratis compras superiores a $250.000
  • Enviamos amor a todo Colombia
  • Compra protegida y envío súper discreto
  • Envío gratis compras superiores a $250.000
  • Enviamos amor a todo Colombia
  • Compra protegida y envío súper discreto

diferentes tipos de vulvas y como estimularlas correctamente

existen muchos tipos de vulvas, en formas y colores… Cada una es diferente y única como tú.
por Lovela Team
Diferentes tipos de vulvas y como estimularlas correctamente

¿Recuerdas esa etapa de autodescubrimiento? En la que por primera vez empezaste a introducir tus dedos dentro de tu vagina… Un nuevo mundo se abría ante tus ojos.  

   

Mientras explorabas, es posible que en más de una ocasión haya pasado por tu mente la típica pregunta ¿Tengo una vulva normal? ¿Esta forma es igual para todas? 

 

Hago un paréntesis antes de continuar, si aún no te has detenido a visualizar tu vulva, te recomiendo que te acomodes en un sitio privado, con espejo en mano y empieces a explorar tu “hermosa flor” con tus dedos. Visualiza su forma, los labios mayores y menores, su color, su carnosidad…


¿Listo? Continuemos…


Respondiendo la pregunta anterior, todas las vulvas son completamente normales, no importa su forma o color, no hay un estándar ideal, cada mujer es un mundo y por supuesto que la forma de su vulva lo será de igual forma.


Nuestra consigna siempre será que debemos aceptarnos tal cual como somos, pero la verdad es que a muchas mujeres no les gustan sus vulvas. Según American Society for Aesthetic Plastic Surgery, un estudio reveló que una de cada siete mujeres ha considerado someterse a una labioplastia, que básicamente es recortar y doblar lo labios vaginales y apretar la entrada, lo que indica que cada vez más personas buscan procedimientos cosméticos para alterar la apariencia de su vulva. 

 

Por eso es importante informarnos y educarnos al respecto, y tener en cuenta que todas las mujeres tienen un tipo de vulva único y diferente, y a menos que te cause molestias, no hay razón para que te avergüences de su forma o color. 

 

En este punto, nos conviene conocer un poquito de anatomía sexual femenina, para descifrar así sus secretos..

 

¿De qué se compone el aparato reproductor femenino externo?

Ilustración tomada del Ebook Mi Cuerpo, Mi placer y Yo

  • Vulva: la parte exterior de la vagina se llama vulva. Contiene los labios vaginales, la uretra, la abertura de la vagina y el clítoris.
  • Pubis: es el montículo que se encuentra sobre la vulva (es decir, la parte frontal de la vagina).
  • Labios externos: parte externa de la vulva y suelen ser de color rosa, rojo o marrón.
  • Labios internos: son los pliegues internos de la vagina que se encuentran dentro de los labios externos.
  • Clítoris: un pequeño grupo de nervios que se encuentra en la parte superior de la vagina, por encima de la uretra, y puede variar de tamaño. ¡Y sí, uno de nuestros mejores amigos!
  • Capucha clitorial: La capucha clitorial es la pequeña cubierta carnosa sobre el clítoris.
  • Uretra: este es un pequeño orificio debajo del clítoris por donde sale la orina.
  • Abertura vaginal: esta abertura se encuentra entre los labios mayores y menores y debajo del clítoris y la uretra

 

Como te lo hemos mencionado, cada vulva es un mundo y tiene una forma única, pero en esta ocasión queremos darte respuestas, y hemos agrupado 7 tipos de vulvas, para que logres ubicar tu tipo, y así te vamos develando secretitos de cada tipo. 

 

7 diferentes tipos de vulvas.

1. Labios internos asimétricos

 

Este tipo de vulva se caracteriza porque sus labios internos son más largos o gruesos. En realidad, es muy común que se presenten este tipo de asimetrías en el cuerpo humano. 

 

2. Labios externos curvados

 

No te preocupes si tu vulva no tiene un aspecto típico, lo cierto es que la morfología de los labios externos cambia completamente dependiendo de cada persona. En este caso, los labios gruesos externos muestran una curvatura (como si de una herradura se tratara), uniéndose ligeramente en su parte final. Esto puede dejar la parte alta de los labios internos relativamente al descubierto.

 

3. Labios internos prominentes

 

 

En muchos casos, los labios internos pueden sobresalir de los externos. En algunos casos estos pliegues internos solo sobresalen un poco, mientras que en otros, la diferencia en longitudes es evidente.

Esta condición es muy poco común, así que casi todas las variaciones entran dentro de un rango de normalidad.

 

4. Labios externos prominentes

 

Los labios externos prominentes no suponen un problema estético. En estos casos, estos se muestran más gruesos e hinchados. De nuevo, no hay nada de lo que preocuparse, se trata de una característica completamente normal de los genitales externos.

 

5. Labios colgantes.

 

Este es uno de los motivos más comunes por los cuales se acude a la clínica estética con el fin de practicar una cirugía íntima. En estos tipos de vulva, los labios internos o externos son largos y se muestran colgantes. Recuerda que tu vulva es perfecta tal cual es, así que dile adiós a ese tipo de complejos.

 

6. Labios pequeños y abiertos

 

Los labios externos son pequeños, aplanados y están separados entre sí, lo que hace que sean más visibles los labios menores.

 

7. Labios pequeños y cerrados

 En este caso, los labios externos son pequeños y aplanados también, pero están juntos y tapan por completo a los labios internos. Estos son los labios predilectos de la sociedad, porque son los que vemos generalmente en porno o materiales sexuales explícitos.

No permitas que esta clase de estereotipos decidan sobre tu cuerpo, ámate tal cual eres, porque eso es lo que te hace grandiosa.

   


Y claro que no me olvido de los secretitos, y es que si quieres sentirte estrecha y apretadita, puedes usar el estrechante vaginal de lovela, un producto que no solo tensará los músculos de tu vagina, sino que también te ayudará a lubricar naturalmente. Sentirás la sensación de contracción del conducto vaginal, permitiéndote a ti y a tu pareja disfrutar de mayor contacto durante la penetración, experimentando una relación más placentera.

 


Hazlo por ti y para ti, para que tu placer toque un nuevo techo…

Así como existen distintos tipos de vulva, también las hay en distintos colores. Veamos...

 

Los distintos colores de la vulva.

¿Por qué mi vulva no es rosada? Este es uno de los estereotipos más comunes en torno a las vaginas, para que sean “perfectas” deben ser rosadas… Y no, nada más lejos de la realidad, cada vulva tiene un color distinto. 

 

Y así como el color de la piel varía, el de la vulva también lo hará.  Los colores más comunes de los distintos tipos de vulvas son: borgoña, rosada, roja y vino.

 

El color de la vulva también puede variar, dependiendo del flujo sanguíneo. Durante la excitación, el flujo de sangre incrementa y la vulva puede parecer color púrpura.

 

Algunas personas observan cambios en el color cuando tienen ciertas afecciones médicas. Una infección vaginal, por ejemplo, puede causar que la vulva tenga un color púrpura o rojo, así que presta atención a las variaciones de tu color natural. 

 

Sácale partido a tu vulva.

  • En el caso de que el clítoris esté más escondido, sea más pequeño, menos sensible o los labios sean más grandes y lo tapen en menor o mayor medida, puede ayudarte a disfrutar más aquellas posiciones en las que se tenga acceso manual fácil a la vulva para poder estimularla al mismo tiempo que se produce la penetración.

 

Puedes incorporar un juguete sexual para intensificar las sensaciones. Te recomendamos el succionador de clítoris Satisfayer Pro 2, que tiene ondas de presión para activar cada centímetro de tu vulva y pondrá de cabeza a tu clítoris.

 

En cuanto a posiciones sexuales, la posición de la cuchara podría ayudar a lograr el orgasmo en estos casos porque, al conservar las manos libres, tu pareja puede acceder de forma sencilla a tu clítoris, estimularlo y retirar los labios si es necesario.

 

Otra postura que puede contribuir a incrementar el placer podría ser la famosa posición del perrito, en la que las piernas pueden abrirse en menor o mayor medida regulando así la exposición de la vulva.

 

  • En el caso de un clítoris más expuesto o más sensible, sería bueno optar por posturas en las que la persona que recibe la penetración es la que dirige el movimiento.

 

La amazona en la silla sería una buena opción. Ya que la persona que va a recibir la penetración se sienta sobre su pareja con las piernas por los lados, estando la pareja sentada o tumbada. Esta postura permite estimular los pechos, el trasero, incluir abrazos, besos, caricias, todo queda a tu imaginación...

 

Otra postura ideal para este tipo de vulva sería, la vaquera, así la persona que está debajo puede excitarse mucho al tener una visión de todo lo que está ocurriendo. La persona que está arriba marca el ritmo y controla la velocidad, profundidad y el ángulo de penetración mientras se estimulan con las manos o no.

En conclusión…

Ámate tal cual eres, ama cada parte de tu cuerpo y agradece por ser como es. Acepta todo de ti, y ¡BUM! comenzarás a vibrar al unísono de la Diosa que habita en tu interior.


Dejar un comentario

Ten en cuenta que revisamos cada comentario antes de publicarlo.