Vuelo Dentro de Ti ✈️

0 comentarios

Tipo de interés: Historias 🔥

Lo lees en 5 mins 🔖

 

Vuelo 6585 Avianca Bogotá Madrid. Son las 1615 de un martes cualquiera de Noviembre. Es la tercera llamada para los últimos pasajeros.

 

Yo estoy en el finger a punto de entrar al avión. Asiento XL en primera fila, con mi altura, 9 horas de vuelo serían larguísimas en un asiento standard. 

 

Ella sube apurada por los nervios pero llega a tiempo. Lleva un vestido largo y cómodo, un look desenfadado. Media melena, una fina cadena en su cuello y un bolso del que se adivinan todo tipo de cosas. Gafas, mirada delicada, piel cuidada. La miro y me atrae, es atractiva. Observo como pregunta a la azafata en donde es su asiento y se da cuenta de que he fijado mi mirada en ella. ¡Ojalá sea a mi lado!, pienso. El destino a veces te ofrece su mejor versión. Y ahí está, a mi lado buscando dónde dejar su bolso con la ayuda de la azafata. Me levanto, la miro y le digo: 

— Hola, te ayudo? Ella sonríe, quizás por los nervios que aún no se ha quitado. 

— Gracias, quiero subir este bolso al armario del techo. Me levanto y ambas me miran con asombro.


La azafata nos pone el vídeo en pantalla de las medidas de emergencia que habría que tomar en caso de incidencia. Estamos en la salida de emergencia y debemos verlo. Le digo que es un medio seguro pero que si pasase algo no habría mucho que hacer. Bromeo, a ver si se relaja y ya deja atrás ese stress. El servicio nos ofrece algo y pedimos una botella de vino, es un viaje largo y ayudará a relajarse. Eso ayuda a romper el hielo y enseguida estamos hablando de nuestros destinos y planes. Abro la botella y le sirvo… sus dedos rozan los míos cuando se la doy… y bebemos. Nos reímos, charlamos un poco... Noto que hay química. Se toca el pelo, me mira, sonríe, hablamos y nos conectamos. Después de un rato y casi media botella de vino estamos disfrutando de una compañía inesperada y parece obvio que algo va a ocurrir ahí arriba.


El mejor sexo es el que se tiene con la mente de las personas. Y yo dedico mi tiempo a escucharle, a mirarle, a sentirla y hacer que sienta que es la única mujer del mundo. Ese camino la va a llevar a un destino inesperado. Me excita su boca, su forma de hablar y comportarse, es sexy. La conversación hacía que el clima se fuera calentando y yo me iba acercando. Soy buen conversador, y trato de ser atrevido aunque de una forma sutil y acogedora y en un momento de la conversación acerqué mi mano a su mejilla y pasé mi dedo por su labio. Y sin pensarlo me acerqué a besar su boca. Ya estoy dentro de ti.


Dos minutos después seguíamos besándonos mientras pasaba mis manos por su cintura. Mi sexo está preparado, mi pantalón lo advierte y tomo su mano y la llevo a mi entrepierna. Me acerco a su oído y le digo que se prepare para un viaje astral. Está muy excitada y se deja llevar. La tomo de su mano y nos levantamos, a esta hora el avión ya está en crucero y a oscuras. Medio pasaje duerme y el otro ve películas en su pantalla. La sensación es como estar a solas pero rodeados de gente, dispuestos a llegar al final. Camina detrás mío y llegamos al final del avión en donde la invito a entrar al baño. La subo encima de la pica del baño, es estrecho y yo corpulento. Me gusta su boca roja divina y empiezo a besarla y a sentir su respiración... está tan excitada que no controla sus jadeos y yo no separo mi boca de la suya para que no nos oigan. 

 

Mi lengua entra y sale y dibuja sexo en su boca. Mi mano se desliza por debajo de su vestido entre sus piernas y alcanzo su sexo. Está muy excitada y mojada. Arde, suave. Mientras la acaricio baja la cremallera de mi pantalón... mi pene super duro y me acerco a su cuerpo... la rodeo. Una mano en su nuca rodeándola y la otra en su cintura para poder cogerla bien. Coge mis dedos saliendo de su sexo y los lame y yo luego los cambio por la lengua saboreando la miel que de allí emana deseoso de ella. Aparto sus bragas a un lado y la penetro. Está tan mojada que entra con facilidad y la excitación alcanza su cenit. Estamos descontrolados y nos dejamos llevar, la aprieto entro y salgo de su sexo con fuerza... ambos gemimos por el placer de tanto deseo. La embisto con energía y rapidez y nota mi poder y toda mi fuerza dentro de ella. 

 

Me rodea fuertemente con las piernas apretándome más y más contra sí misma haciendo que esté lo más a dentro posible. Me dice que desea notar como me derramo dentro de sí y la lleno de mí. Las embestidas cada vez son más fuertes, puedo notar como la respiración se intensifica y acelera cada vez más y más; nos falta el aliento, ya no puedo más, estoy a punto de explotar. Y ella se deja ir y por un momento pensé que le hacía daño... pero eran los segundos previos a su manantial de gozo. Mojó mis piernas y el pantalón... y en casi sincronía yo estallé. Noto como mi polla revienta en un primer orgasmo de placer y tras unos segundos la sigue una explosión dentro de sí, me corrí y le he llenado de mi ser. Sus mejillas se colorearon y su respiración intentaba salir del sofoco tras la fuerte contracción y humedad que notaba en su vagina. 


Un viaje con destino.


Síguenos en @lovelacol

Visita www.lovelacol.co

Dejar un comentario

Todos los comentarios son verificados antes de publicar
hace [time] minutos, desde [location]
You have successfully subscribed!
This email has been registered